top of page
  • Foto del escritorAngel Gonzalez

Fracturas/Heridas





Las fracturas en estas piezas tejen una compleja red de significados, que abarcan la vulnerabilidad y la resistencia humana, nuestra conexión con lo divino, y nuestra capacidad para la compasión y la empatía. La estética de la fractura en el arte es una idea poderosa y significativa. Puede ser vista como una representación de la fragilidad de la existencia humana, pero también como un símbolo de resistencia y resiliencia. La fractura puede ser interpretada de varias maneras. A nivel físico, la cerámica, a diferencia del mármol, es conocida por su fragilidad. Una pieza de cerámica puede quebrarse o fracturarse fácilmente, y estas fracturas son a menudo irreparables. Sin embargo, en lugar de ver esto como una debilidad, se puede ver como una metáfora de la experiencia humana. Todos somos, en cierto sentido, vasijas de cerámica, sujetas a las presiones y golpes de la vida. Las fracturas que llevamos son pruebas de las luchas que hemos enfrentado y superado. Las fracturas, en el sentido más literal, representan la vulnerabilidad y la fragilidad de nuestra existencia humana. Como seres humanos, estamos sujetos a las vicisitudes de la vida, y nuestras experiencias nos moldean, a veces causando fisuras y grietas en nuestro ser, tanto física como emocionalmente. En las piezas de cerámica, estas fracturas pueden ser vistas como metáforas de las pruebas y tribulaciones que enfrentamos en nuestras vidas.

Sin embargo, estas fracturas también son testimonio de nuestra resistencia y capacidad para superar adversidades. Al igual que una pieza de cerámica que ha sido reparada, somos capaces de sanar y crecer a partir de nuestras experiencias. En este sentido, las fracturas también simbolizan la esperanza y la resiliencia humana. En cuanto a lo divino, las fracturas pueden ser vistas como un recordatorio de nuestra conexión con algo más grande que nosotros mismos. En muchas tradiciones espirituales, las fracturas y las imperfecciones son vistas como lugares donde lo divino puede entrar o ser revelado. En la tradición sufí, por ejemplo, se dice que "donde hay una herida, ahí es donde entra la luz". En este sentido, las fracturas en estas piezas de cerámica podrían ser vistas como portales a lo divino, como lugares donde lo sagrado brilla a través de la mundanidad de nuestra existencia humana. Además, las fracturas pueden ser vistas como una invitación a la compasión, tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás. Al reconocer nuestras propias fracturas y luchas, podemos desarrollar una mayor empatía hacia las fracturas y luchas de los demás. De esta manera, las fracturas nos conectan no solo con lo divino, sino también con la humanidad.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi relación con el arte, la poesía y lo divino

El arte, para mí, es más que una simple expresión estética. Es un medio para conectar con lo divino y trascender las limitaciones de la existencia cotidiana. Como escultor y creador de cerámica, cada

La vida, los errores y la cerámica

Estoy fascinado por el aprendizaje y el crecimiento que puede surgir de los desafíos y los errores. Cuando pensamos en la cerámica y el proceso creativo que conlleva, es una metáfora perfecta para nue

Comentários


bottom of page