top of page
  • Foto del escritorAngel Gonzalez

La vida, los errores y la cerámica


Estoy fascinado por el aprendizaje y el crecimiento que puede surgir de los desafíos y los errores. Cuando pensamos en la cerámica y el proceso creativo que conlleva, es una metáfora perfecta para nuestra existencia humana.

El proceso creativo en la cerámica, al igual que la vida, es una danza delicada y complicada. Se requiere un equilibrio de elementos para crear una pieza de cerámica exitosa: la habilidad del artesano, la calidad de la arcilla, el tiempo y la temperatura de cocción, y el esmalte. Cada paso en el proceso es crítico, y un pequeño error puede tener un efecto dominó en el resultado final.

Sin embargo, aquí radica lo maravilloso. Al igual que en la danza, no es el hecho de que cada paso sea perfecto lo que hace que el baile sea hermoso, sino la ejecución total de la danza en sí, con todos sus giros y vueltas inesperados. Los errores, las fallas, las grietas y las fisuras que pueden surgir durante el proceso de cerámica son similares a los pasos en falso o los desequilibrios en un baile. Lejos de arruinar la pieza o la danza, estos errores pueden agregar carácter, singularidad y belleza.

En la vida, como en la cerámica y la danza, los errores y los desafíos son inevitables. Podemos planificar y prepararnos, pero la incertidumbre siempre está presente. Sin embargo, este es el aspecto maravilloso de la existencia humana. Los errores y las dificultades son oportunidades para aprender, crecer y evolucionar. Nos obligan a ser creativos, a pensar en nuevas formas de abordar problemas y a adaptarnos a circunstancias cambiantes.

El filósofo Nietzsche dijo una vez: "Tenemos que aprender a bailar con los pies, con los conceptos, con las palabras: ¿necesito decir que es necesario aprender a bailar con la pluma?" Al igual que en la cerámica, tenemos que aprender a moverse con gracia a través de los errores y desafíos que encontramos en la vida. No son fallas, sino oportunidades para aprender, crecer y transformarnos en algo nuevo e interesante.

La cerámica, como la vida, no es un camino lineal sin obstáculos. Es un baile, una danza con el error y la incertidumbre, donde el acto de bailar en sí mismo, con todas sus imperfecciones y sorpresas, es lo que realmente es maravilloso.


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi relación con el arte, la poesía y lo divino

El arte, para mí, es más que una simple expresión estética. Es un medio para conectar con lo divino y trascender las limitaciones de la existencia cotidiana. Como escultor y creador de cerámica, cada

Comments


bottom of page